Jean Schlumberger_ His Work at Tiffany & Co Barcelona

SCHLUMBERGERTIFFANY02 SCHLUMBERGERTIFFANY03 SCHLUMBERGERTIFFANY04 SCHLUMBERGERTIFFANY05 SCHLUMBERGERTIFFANY06 SCHLUMBERGERTIFFANY07 SCHLUMBERGERTIFFANY08 SCHLUMBERGERTIFFANY09 SCHLUMBERGERTIFFANY10 SCHLUMBERGERTIFFANY11 SCHLUMBERGERTIFFANY12 SCHLUMBERGERTIFFANY13 SCHLUMBERGERTIFFANY14 SCHLUMBERGERTIFFANY15

La tienda Tiffany & Co de Barcelona ha acogido, durante los últimos cinco días, una colección itinerante de 83 joyas únicas diseñadas en exclusiva para la firma por uno de los joyeros más prestigiosos del siglo XX: Jean Schlumberger. El responsable de prensa de la firma en España y una de las encargadas de la tienda de Barcelona tuvieron la amabilidad de mostrar y comentar personalmente la colección.

Nacido en la región Alsacia de Francia, desde niño, Jean demostró tener un talento especial, claramente artístico, gracias a sus innumerables dibujos. Después de la oposición de sus padres al ingreso del joven en una escuela de arte, empezó a viajar por distintas ciudades europeas y americanas. En los años 30’, Paris era una ciudad que daba acogida a la creatividad de, por ejemplo, los artistas surrealistas. En este contexto, Schlumberger empezó su carrera creando una colección de botones para la diseñadora de moda Elsa Schiaparelli. También colaboraban para ella Alberto Giacometti o Salvador Dalí. Poco tiempo después, Jean empezó a crear joyas para la diseñadora.

El estallido de la II Guerra Mundial provocó el traslado de Schlumberguer a la ciudad de Nueva York. Pronto, el reencuentro con un viejo amigo le ayudó a volver al mundo de la joyería; abriendo el año 1947 su primer taller en el 743 de la Quinta Avenida. La fama y el reconocimiento llegaron pronto gracias, en buena parte, a los numerosos encargos de Diana Vreeland. Este icono de la moda llegó a ser directora de Harper’s Bazaar y, después, de Vogue America. 

A una manzana de distancia de su taller, se encontraba la famosa tienda de Tiffany & Co en la Quinta Avenida. Su presidente Walter Hoving llevaba tiempo siguiendo de cerca  la carrera de esta pareja de joyeros. El año 1956, les invitó a formar parte de la prestigiosa firma, ofreciéndoles su propio taller y salón.

La obra inspirada en una naturaleza onírica de Jean Schlumberger causó sensación entre los clientes más glamurosos de Tiffany & Co como Elisabeth Taylor o Jacqueline Kennedy. Durante treinta años, el joyero dibujó numerosos bocetos, creando auténticas obras de arte en 2D pero, sobretodo, en 3D. 

Schlumberger hizo elegante la naturaleza; criaturas y elementos comunes experimentaban una radical metamorfosis transformándose en formas orgánicas. Impresionantes piezas realizadas con oro amarillo, diamantes engarzados en platino y numerosas piedras preciosas.

Entre sus encargos más importantes, se encuentra la creación de una montura que debía ser suficientemente digna para engarzar el diamante amarillo más grande del mundo que se conoce hasta el momento. Terminó diseñando tres piezas diferentes, destacando el collar “Ribbon Rosette”. Fue presentado en el cuello de Audrey Hepburn durante la campaña publicitaria de “Desayuno con diamantes”. En la actualidad, el Tiffany Diamond se exhibe en la tienda de la Quinta Avenida de Nueva York y está montado en otra de las tres creaciones de Schlumberger: “Bird on a Rock”; un delicado pájaro de diamantes posado sobre la piedra. 

Las pulseras esmaltadas con velos rojos, verdes, rosas, azules o blancos y realizadas con novedosas técnicas fueron otro de los grandes éxitos del joyero. Gracias al uso de Jacqueline Kennedy son ahora conocidas bajo el nombre “Jackie’s bracelets”.

Otras constantes como las cruces,  el protagonismo de las piedras de colores o el contraste entre el oro amarillo y los diamantes engarzados en platino representan la esencia de cada una de las piezas del joyero Jean Schlumberger.

Sus atemporales diseños se siguen produciendo en la actualidad gracias a las manos de expertos artesanos. Aunque la colección completa sólo se encuentra disponible a la venta en las tiendas de Paris y la Quinta Avenida de Nueva York, algunas de sus piezas pueden encontrarse en muchas otras tiendas, como la de Madrid y Barcelona.